Buscar

MUESTRA, NO LO CUENTES: LO QUE NECESITAS SABER

Por Szabine Csik.

Probablemente esta es una frase que has escuchado al menos mil veces si has decidido convertirte en escritor, “Muestra, no lo digas”. Y es que aprender a mostrar y no contar es una de las partes más difíciles e importantes de la escritura. Es aquello que les dará a los lectores el codiciado apego emocional que forja verdaderos y duraderos fanáticos.

Parte de escribir y publicar un libro con éxito es garantizar que tenga la escritura de la más alta calidad, y esta regla es crucial para eso.



¿Cuál es la diferencia?

Cuando se habla de contar en lugar de mostrar, se refiere simplemente a que el escritor informa o indica al lector información, sin permitirle a este deducir nada. Y nadie dice que sea incorrecto hacerlo, puedes informar que un personaje es "alto", "malhumorado", si "Tiene frío" o "Esta cansado", pero al mostrar, el escritor debe describir la experiencia que vivió el personaje u otros al interactuar con este. Lo cual resulta más enriquecedor.

En otras palabras, mostrar pintaría una imagen que el lector podría ver en el ojo de su mente. Por ejemplo, si tu personaje es alto, tu lector puede deducirlo porque mencionas en la historia que otros lo miran hacia arriba cuando hablan con él. O el personaje tiene que agacharse para pasar por una puerta. Cuando muestras en lugar de contar, haces que el lector sea parte de la experiencia. Él ve en su mente lo que le muestras y llega a las conclusiones que desea.

Ejemplo 1

Decir: Cuando se abrazaron, ella se dio cuenta de que había estado fumando y estaba asustado.

Mostrar: Cuando ella envolvió sus brazos alrededor de él, la dulce sensación de tabaco la envolvió, y él estaba temblando.

Ejemplo 2

Decir: Suzie era ciega.

Mostrar: Suzie buscó el banco con su bastón blanco.

¿Por qué el libro suele ser mejor que la película?

El teatro de la mente del lector es más poderoso que cualquier cosa que Hollywood pueda poner en la pantalla. Los libros bien escritos activan el teatro de la mente y permiten a los lectores crear su propia película. Tu escritura puede hacer lo mismo si dominas el mostrar en lugar de contar.


Algunos Consejos:

1. Deshazte de todas las palabras sensoriales básicas

Frases como "escuché", "sentí" y "olí" son muy débiles. Estas son palabras y frases "reveladoras" (también conocidas como "filtros") que obligan al lector a alejarse de la historia y la experiencia. Y eso es exactamente lo que quieres evitar.

2. No uses las palabras que explican emociones

Esto puede ser un poco complicado y ciertamente no tienes que seguirlo el 100% del tiempo, pero si puede hacerlo bien, hará que mostrar versus contar sea mucho más fácil de entender.

Piensa en cualquier palabra para describir una emoción, como: Contento, Triste, Enojado, Frustrado, Emocionado, Mareado, Ansioso, etc. Todas estas son excelentes palabras para describir cómo se sintió alguien. Sin embargo, también son formas muy débiles y poco emocionantes de hacerlo.

Si necesitas que sus lectores entiendan lo emocionado que estaba en un momento dado, muéstrales. No les digas simplemente: "¡Estaba tan emocionado!". Muéstrales el sudor que le cubre la frente mientras corría hacia su destino. Muéstrales el levantamiento de sus mejillas mientras sus labios se abren para una sonrisa incontrolable.

3. Describe el lenguaje corporal

Una de las mejores formas en que puedes mostrar y no contar por escrito es usar el lenguaje corporal. Las acciones de una persona son realmente una puerta de entrada a su mente y a cómo se sienten. Puedes saber si otra persona está enamorada de alguien simplemente prestando atención a la forma en que su cuerpo se ajusta cuando está en presencia de esa persona, ¿verdad?

4. Céntrate en describir los sentidos

Permite a tus lectores interpretar lo que está pasando a tus personajes sin decirles explícitamente. Esto a menudo significa usar todos los sentidos que puedas para representar una escena.

En lugar de decir: "Ella odiaba ese lugar". puedes usar sus sentidos para mostrar a los lectores esa emoción. Por ejemplo: "El tenue aroma del humo de cigarrillo rancio se encontró con sus fosas nasales, arrastrando su rostro a una mueca familiar". permite a sus lectores entender que ella se encuentra dónde es desagradable, sin tener que decirlo.

5. Práctica todos los días

Con la práctica regular (al escribir todos los días), aprenderás cuándo usar la narración y cuándo usar la visualización para brindarle al lector la mejor experiencia de lectura que tienen.

Comienza a practicar y consigue esa historia que tanto deseas. Cautiva a tu público.

Fuentes

Jerry Jenkins / Self-Publishing school

Por Szabine Csik

45 vistas
Contacto

Badajoz 100, Oficina 523

Las Condes, RM, Chile

​​

Cel: +569 9407 1770

info@edicionesursus.com

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon

© 2019 by Ediciones Ursus SpA.