Buscar

CÓMO CREAR TENSIÓN EN TU HISTORIA

Por Szabine Csik.

Algo que cada lector espera al leer un libro, es encontrar aquella tensión que lo mantenga pasando la página sin parar. Para esto existen cuatro formas de asegurarte de que tu historia tenga la cantidad correcta de tensión.



1. Crea un conflicto que preocupe a tus personajes

Antes de ponerte de planificar los conflictos principales de tu historia, debes ponerte a pensar en un par de cosas. Como bien sabrás, el elemento central o de mayor relevancia en una historia son los personajes, por lo que querrás crear un conflicto que le importe a ellos. Para esto reflexiona, ¿Qué quiere lograr tu personaje? Y ¿Qué podría interponerse en su camino?

Los conflictos pueden ser tan insignificantes como una lucha interna o una relación que se rompe. O puede ser tan grande como una vuelta del destino. Lo que importa finalmente, no es el tamaño del conflicto, sino cuánto se preocupa el personaje ― y por lo tanto el lector ― por el resultado. Este debe ser capaz de amenazar las cosas más importantes para tus personajes.


2. Permitir espacios de pausa entre los flujos de tensión

Si bien la tensión es importante, lo último que quieres como escritor es que tu historia se lea como una carrera interminable, con tensión tras tensión sin espacios para respirar. Tu objetivo es que las personas sigan leyendo, no agotarlas. Por lo que es necesario que incorpores períodos de tranquilidad para construir personajes y la trama en sí.


3. Sube las apuestas, una y otra vez

Tu historia será demasiado rápida y predecible si tu protagonista intenta algo y tiene éxito de inmediato. Para mantener el suspenso y la tensión, tu protagonista debe intentar fallar varias veces. O, si logran alcanzar su objetivo al principio, las consecuencias adversas deben acechar en el fondo.

Para asegurar el aumento del conflicto en todo momento, ten en cuenta la famosa regla de 3 ―ten dos intentos fallidos para resolver un problema antes de que el tercero tenga éxito― Piensa en puntos de la trama ascendentes y descendentes, y crea dos situaciones que lleven a tu personaje más lejos de donde quiere estar antes de que un evento mejore su situación. Esto más que una regla escrita en piedra es un recordatorio de que el éxito a menudo se gana con esfuerzo.

¿Qué mejor que esto para mantener el lector en tensión? ¿Nuestro protagonista lograra conseguirlo o fracasara en el intento?


4. Mantén la curiosidad en tu lector

Una de las claves para mantener la tensión en una historia es mantener al lector haciendo preguntas, lo que es particularmente importante para que el lector siga aun en los momentos de calma. Para esto, es esencial crea personajes que sean interesantes incluso cuando no estén en un estado de emergencia. Entreteje esas preguntas que quieren responder al final de los capítulos, creando la sensación de propulsión hacia el próximo evento, lo suficiente para que el lector no pueda dejar de pasar la página.


Fuente Jerry Jenkins.

4 vistas
Contacto

Badajoz 100, Oficina 523

Las Condes, RM, Chile

​​

Cel: +569 9407 1770

info@edicionesursus.com

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon

© 2019 by Ediciones Ursus SpA.