Buscar

8 PASOS PARA CREAR HÉROES MEMORABLES

Por Szabine Csik.


Si piensas que el título o la portada son determinantes para un libro, hay otros aspectos dentro de este que son fundamentales, como por ejemplo, los personajes que presentamos. Sin ellos una novela está muerta. Hacer que el lector se enamore de nuestro personaje, es la mejor forma de asegurarse que este se quede de inicio a fin con nosotros. Tu objetivo debe ser que quien lea tu historia se interese por lo que les pase a los personajes, lo que hacen y con quienes se relacionan entre otras cosas. Para esto, el arco de personaje es fundamental, el cual consiste, en pocas palabras, en el cómo tu personaje responde a los obstáculos, tanto internos como externos, y cómo cambia al final de la historia, creciendo y desarrollándose con esta.

¡Resiste la tentación de facilitarle la vida! Solo los desafíos más difíciles transforman a los personajes y hacen su vida memorable.



Paso 1. Preséntalo temprano.

El mayor error que cometemos los escritores es presentar al personaje principal demasiado tarde. Como regla, debería ser la primera persona en el escenario y el lector debería poder asociar su nombre con la forma en que lo ven. Y como tal, dele tiempo a la búsqueda del nombre perfecto. Su objetivo es conectar al lector y al personaje, por lo que el nombre debe reflejar su herencia y tal vez incluso insinuar su personalidad.


Paso 2. Dales un vistazo a los lectores

a. Físico

Ten una imagen clara de tu personaje en la mente, pero no cometas el error de obligar a tu lector a verlo exactamente como tú lo ves. La altura, el físico, el color del cabello y de ojos son importantes. ¿Pero realmente importa si tu lector visualiza a tu heroína rubia como Gwyneth Paltrow? ¿O tu héroe de cabello oscuro como George Clooney? Coloca su aspecto a través del diálogo y durante la acción. Indicando lo suficiente como para activar el teatro de la mente del lector para que forme su propia imagen mental.

b. Interior

Es importante que tu conozcas muy bien a tu personaje. Ya sé que suena obvio, pero no lo es. Cuando se les ha preguntado a expertos cómo crean personajes redondos (Joël Dicker, Ana María Matute o Karl Ove Knausgard) estos responden que hay que conocerlos como si vivieras con ellos. No se trata de hacer fichas o esquemas, ni de planificar qué va a hacer durante toda la novela. Se trata de saber como funciona su cerebro y cómo reaccionarían ante cada situación, que dirían o que sentirían. Cuanto mejor conozcan tú y el lector a tus personajes, mejores serán sus lectores para conocerlos, cuidarlos y creer en ellos.


Paso 3. Dale una historia de fondo

La historia de fondo es todo lo que sucedió antes del Capítulo 1. Profundiza en aquellas cosas que debes saber, ya sea que las incluyas o no en tu novela. ¿Qué ha formado a tu personaje en la persona que es hoy?, ¿Cuándo y dónde nació?, ¿Tiene hermanos y hermanas?, ¿Tiene sueños o metas?, ¿Habilidades y talentos?


Paso 4. Asegúrate de que sea humano, vulnerable y defectuoso

Incluso los superhéroes tienen defectos y debilidades. Para Superman, era la Kryptonita. Para los aventureros como Indiana Jones, hay serpientes. Es imposible identificarse con un personaje principal sin cualidades humanas. Sin embargo, asegúrate de que sus defectos no sean un factor decisivo en la trama. Deben ser perdonables, comprensibles, identificables. Crea eventos que exhiban sutilmente la fuerza de su carácter y su espíritu.


Paso 5. Dale cualidades potencialmente heroicas

Además de hacerlo real y humano, asegúrate de hacerlo también heroico o implantar en él al menos el potencial de ser heroico. Al final, después de haber aprendido todas las lecciones que necesita de sus fracasos para salir del terrible problema en el que lo sumiste, debe estar a la altura de las circunstancias y obtener una gran victoria moral. Sin embargo, es importante que nunca permitas que tu protagonista sea la víctima.


Paso 6. Enfatiza su vida interior y sus problemas superficiales

Tu héroe o heroína necesita problemas, una búsqueda, un desafío, algo que impulse la historia. Pero igual de importante es el principal conflicto interno de tu personaje. Crecer internamente generalmente contribuirá más a tu arco de personaje que a la historia de la superficie. Pregúntate ¿Qué lo mantiene despierto por la noche?, ¿Cuáles son sus secretos?, ¿Qué lo avergüenza?, ¿Qué pasión lo impulsa?


Paso 7. Muestra, no digas

Posiblemente ya has escuchado esto antes, y lo volverás a escuchar. Si hay una regla de oro en ficción, es esta y también se aplica al desarrollo del personaje. Dales crédito a tus lectores al confiar en ellos para deducir las cualidades de los personajes por lo que ven en sus escenas y escuchan en sus diálogos. Si tienes que contar sobre tu personaje en el resumen narrativo, le has fallado a tu lector, quien tiene una mente e imaginación. Muestra quien es a través de lo que dice, su lenguaje corporal, sus pensamientos y lo que hace.


Paso 8. Realiza una investigación exhaustiva

Resiste la tentación de escribir sobre algo que no has experimentado antes de realizar una

investigación exhaustiva. La imaginación puede llevarte solo hasta cierto punto. ¿Tu personaje es maestro? ¿Un oficial de policía? ¿O el miembro de otra profesión con la que no

tienes experiencia personal? Pasa tiempo en el aula, entreviste a un maestro, organiza un viaje con un policía. No bases a tu héroe en imágenes de películas y programas de televisión. Lo último que desea es un estereotipo con el que los lectores no puedan identificarse y con quien algunos lo verían al instante.


Fuente: Jerry Jenkins / Blog El Tintero / Blog Literautas.

14 vistas
Contacto

Badajoz 100, Oficina 523

Las Condes, RM, Chile

​​

Cel: +569 9407 1770

info@edicionesursus.com

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon

© 2019 by Ediciones Ursus SpA.